bootsforhorses.es 

Está viendo:

Testimonios

Quicio, segunda juventud

Quicio, segunda juventud

Con varios miles de kilómetros de competición a sus espaldas, sin una mala lesión, a sus 17 años Quicio vive una segunda juventud. Su última carrera, por ahora, fue en Xinzo, donde acabó un "120" en uno de los días más calurosos que se recuerdan.  Hace tres años, Quicio corrió su primer Santa Susana y fue eliminado al acabar la quinta fase. El caballo marcaba pero no sabíamos el origen del problema. Tras muchas pruebas y radiografías descubrimos que un clavo le había hecho daño. Se abrió el casco, se saneó y tras unos meses de descanso volvió a correr. En 2011 le preparamos de nuevo para Santa Susana pero en el último herraje volvimos a tener problemas. Finalmente no fuimos a Barcelona. El diciembre de 2012 volvimos a Santa Susana ¡¡Qué tendrá este raid!! Y en la cuarta fase nos quedamos fuera. En enero de 2013 decidimos desherrarle y comenzar a entrenar con botas, las floating boots y, desde el primer día, el cambio fue espectacular. El caballo dejó de tropezar -tropezaba mucho- y empezó a pisar con confianza -antes lo hacía con miedo, incluso sobre buen suelo- mejoró el trote y su actitud general. Era otro caballo, seguro, confiado, cómodo... En Xinzo probamos con las botas pegadas y trotó y galopó mejor que nunca. Estamos tan contentos y satisfechos que estamos desherrando a todos los caballos. Eso si, tras el clinic de Albert Villasevil en Madrid, sabemos que nos queda mucho por aprender, por mejorar. Aún haciendo las cosas mal nos ha ido bien. El caballo descalzo en una opción, un compromiso y también un seguro. Sabemos lo que es entrenar durante meses para, al final, por un problema de herraje, no poder ir a la competición o ser eliminados en las primeras fases. Las botas no sólo eliminan este problema, también  mejoran la salud, funcionalidad  y prestaciones del caballo.

Miguel Ángel Trenas

<< volver